La triste leyenda del balneario “Los Rodríguez” y el niño fantasma

Cuando pensamos en fantasmas, por lo regular se nos vienen a la cabeza sitios como hospitales o cementerios. Pero la realidad es que estos pueden llegar a aparecer en cualquier lugar, pues la muerte nos puede alcanzar en cualquier sitio.

Al menos a esa conclusión podemos llegar luego de conocer el balneario “Los Rodríguez”, un sitio que en antaño sirvió para pasar un buen rato refrescándose, hoy es un sitio que da miedo a las personas que lo visitan.

La historia del balneario “Los Rodríguez”

balneario los rodríguez

Este balneario, ubicado en la ciudad de San Nicolás de los Garza en Nuevo León, tuvo sus días de gloria. Donde cada día, muchas familias de la región acudían al sitio para poder refrescarse ante el duro clima.

Pero este sitio comenzó a tener muchos problemas, que al final lo llevaron a su clausura. Ya que desafortunadamente, muchos niños perdieron la vida en sus instalaciones, una desgracia para las familias y la comunidad.

Entre todas estas historias, existe una que ha sobresalido por encima. Esta habla de un pequeño que se perdió en las instalaciones, y luego de una extensa búsqueda, se llegó a la conclusión que alguien lo había robado.

Esto es porque no se encontró al menos el cuerpo para poder pensar que se ahogó. La investigación durante días, en donde los familiares colaboraban con las autoridades con la esperanza de recuperar al pequeño.

Al final, este jamás fue encontrado.

Fantasmas en el balneario.

Este sitio acumuló una gran cantidad de muertes, tanto así que se a inicios de la década de los 2000 comenzó una disminución alta de visitantes. Tanto así, que llegó con la clausura y venta del sitio.

Pero no solo eso, comenzó a tomar fama por las apariciones del sitio. La historia del pequeño desaparecido tomó un giro inesperado cuando varias personas empezaron a reportar la aparición de un niño.

Varios visitantes dicen haberlo visto en el lugar, como buscando algo. La imaginación colectiva piensa que era el espíritu del infante, que seguía buscando a sus padres por las instalaciones.

Esto hizo surgir varias teorías, como que el pequeño murió en el lugar y que para evitar problemas, los dueños del lugar lo enterraron ahí mismo. O que quedó trabado en un lugar de difícil acceso, por lo que jamás se fue del Balneario Los Rodríguez.

Sea como sea, comenzó a disminuir las visitas a el balneario de forma gradual. Para inicios de la década del 2000 ya eran mínimas, lo que terminó por llevar al cierre y venta. La mala fama adquirida no ayudó mucho.

Para el año 2007, se fundó la plaza Citadel, la cual hasta la fecha sigue funcionando en dicho sitio. Y a pesar de ello, se dice que las apariciones continúan, tal vez las almas no pueden descansar en paz.

Muchos locatarios dicen que al abrir su puestos por las mañanas, llegan a encontrar agua. Como cuando alguien sale de una alberca y va mojando al andar. Cuando nadie estuvo adentro y tampoco hay fuente de agua cercana.

Las apariciones del balneario hoy en día ya son parte de la tradición de Nuevo León. Y por supuesto, para muchos padres es un triste recuerdo, que fue la última morada de muchos de sus pequeños.