El hombre sin cabeza de la Plaza de Armas en Torreón

Las leyendas de hombres sin cabeza pueden ser encontradas a lo largo de muchos lugares del planeta. México no es la excepción y se dice que puede ser uno encontrado en la Plaza de Armas de Torreón, en México.

Esta plaza fue construida en 1907, como parte de un proyecto de embellecimiento de la ciudad. Y ha logrado atraer la atención de propios y extraños, no solo por sus propios méritos, sino por la aparición que podemos ver ahí.

¿Quién es ese hombre sin cabeza de la plaza de armas?

hombre sin cabeza de la plaza de armas

La leyenda nos remonta hasta la época de la Revolución Mexicana, un hombre fue decapitado en la Plaza de armas de Torreón por órdenes del General Pancho Villa. Se dice que este hombre era un espía de las fuerzas federales que trabajaba para descubrir los planes de la División del Norte, liderada por Villa.

Ya ha pasado casi un siglo de ello, numerosos reportes indican que el espíritu del hombre sin cabeza deambula por la plaza en busca de su cabeza perdida. Se dice que en ocasiones, cuando la niebla cubre la plaza, se puede ver una figura sin cabeza caminando entre los árboles y los bancos.

¿En verdad se aparece, hay algo de verdad?

La verdad es que es muy popular, pero no hay mucha documentación histórica que lo acompañe. De hecho algunos dicen que no es verdad porque simplemente la revolución mexicana comenzó en 1910, y la plaza de armas se inauguró en 1907.

Pero a pesar de ello la leyenda sigue viva, no se ha podido rastrear su origen y todavía causar temor entre los habitantes de la zona. Existe más de una versión que es contada por los locales.

Tal como pasa con otras leyendas populares, existen varias versiones sobre esta peculiar aparición. Algunas personas creen que el hombre decapitado era en realidad un soldado español que murió durante la Guerra de Independencia de México.

Hay versiones todavía más extrañas que hablan que el hombre sin cabeza es en realidad el espíritu de un niño que murió en un accidente en la plaza, y que vaga en busca de su cabeza perdida. ¿Por qué un niño? No se sabe, solo es lo que la gente cuenta.

Como puedes ver, hay muchas inconsistencias en la historia. Pero por su popularidad se sigue hablando de ello, incluso se han escrito varias obras literarias y teatrales basadas en este peculiar fantasma, y ha sido objeto de varios programas de televisión y radio.

Además, muchos turistas visitan la plaza en busca de una experiencia sobrenatural, y muchos de ellos aseguran en sus redes sociales que si lo han visto. Probablemente lo hagan por llamar la atención, pero ahí queda el testimonio.

Sin duda los locales lo han aprovechado para aumentar el turismo a la zona. Hay quienes creen realmente en su existencia, pero como ya se comentó, históricamente hay muchos inconvenientes.

Al final, las leyendas son solo eso. Lo que las hace mágicas es que usualmente hay un poco de verdad en todo ello, por lo que causa al menos curiosidad pensar en un decapitado en la zona.

Previous Post

El colegio de Santa Cecilia, leyendas de terror que suceden ahí

Next Post

La leyenda de el Cucuy, el equivalente mexicano de el coco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *