La leyenda del kakasbal, el demonio maya

El kakasbal es un ser que los mayas temen en gran medida. De hecho, su nombre significa “cosa mala”, por lo que desde el vamos puedes saber que estamos hablando de algo que dará miedo en los corazones.

¿Cómo es el kakasbal? Se le califica como una criatura metamorfósica y también mimética. Podríamos decir por lo tanto que es una creatura terrorífica que no se parece a nada que hayan conocido las personas.

Y de hecho no para ahí, este ser puede terminar por poseer a otras personas. Lo convierte en algo repulsivo y peligroso. No vas a querer cruzarte en el camino de alguien que ha sido convertido a su servidor.

De hecho, es conveniente señalar que aunque es menos conocido, entre el kakasbal y la xtabay se reparten una gran cantidad de historias de miedo que son contadas por las personas que anduvieron de noche.

La leyenda del kakasbal

Una historia del kakasbal, el demonio maya.

Para poder conocer el miedo que puede llegar a causar, lo mejor es una historia:

Un día, un cazador maya se encontraba dispuesto a salir a buscar algo para la cena. Quería salir con la esperanza de poder obtener un pavo de monte o similar.

Su esposa le advertía que no saliera, que no parecía ser una buena noche para ello. Que la noche estaba sin estrellar, así como tampoco estaba nublado. Para gente que sabe de cazar, sabe que son malas condiciones para salir.

Pero el indio seguía terco. Parte de su instinto le pedía salir a buscar. Incluso tenía en cuenta que podía ser peligroso, pero una vez más, su orgullo hablaba de como quería mejor morir peleando que guardado en su casa.

Así que sin hacer caso al sentido común y recomendaciones de su esposa, salió.

Tardó tiempo, pero al final regresó. Su esposa, estaba muy alegre de verlo volver, sano y salvo, luego de haber salido en tan malas condiciones.

Ella lo saludó como siempre, pero pronto empezó a notar que algo no cuadraba. No sentía la alegría de siempre al verlo, al contrario, empezó a notar un gran miedo que no podía describir.

“¿Cómo te fue?” Pero su marido no dijo palabras, sino que gruñó. El miedo seguía creciendo en el corazón de la mujer.

Pero el marido se había ido. Al menos en imagen seguía siendo él, pero por dentro ya era un ser lleno de odio.

La señora, como pudo, escapó de ahí. Dicen que un tiempo después, la gente regresó a investigar el lugar.

Encontraron su sabucán del marido, que lo único que contenía eran huesos, lodo y sangre. Cerca de ahí, encontraron la ropa, son sangre y sudor.

La historia del perro maya que le contaban los cabellos.

Hay una historia muy curiosa, en donde se habla como el kakasbal en alguna ocasión fue derrotado. Por un simple perro.

El dueño del canino le daba tremendas palizas al animal, por lo que el demonio estaba seguro que estaría lleno de odio hacia su dueño. Y que por lo tanto, sería fácil llegar a un acuerdo para quedarse con el alma del indio.

Pero el perro es fiel y buscó como solucionar esto. El demonio maya empezó a hablarle de lo mal que hablaba su amo, y que con su ayuda, podría quedarse con su alma.

El canino parecía aceptar el trato, pero dijo que primero una condición: debería contarle y decirle cuantos cabellos tenía en su cuerpo.

Y el demonio procedió a contar…uno, dos….cincuenta, cincuenta y uno….¡y el perro se movió!

Ese era el plan del animal: cuando el kakasbal ya iba avanzado en su cuenta, terminaba por sacudir su cuerpo, bajo el pretexto que las pulgas lo estaban picando.

Luego de intentarlo más de 100 veces y moverse otras 100, se terminó por rendir. Y llegó a la conclusión: que es mucho más fácil obtener el alma de un hombre que el corazón de un perro.

 
Next Post

La leyenda de Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, una historia de amor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *