La casa de la bruja de la zona hotelera

Cancún es uno de los destinos turísticos más populares de México. Cada año miles de turistas acuden para poder disfrutar de sus playas caribeñas. Y por supuesto, tienen que llegar a un hotel para pasar los días.

Es por eso que existe la llamada zona hotelera, en donde se pueden encontrar toda clase de estos negocios. Pero este lugar tiene una leyenda, una historia de miedo que seguro hará que algunos se piensen el entrar de noche.

La casa maldita de la zona hotelera.

La bruja de la zona hotelera

Esta historia rondó por muchos años en este lugar. Lo que sucede es que hasta hace tiempo existió una casa muy sospechosa. Tanto así que era conocida por los locales como “La casa de las brujas” debido a todas las historias a su alrededor.

La casa tenía un aspecto aterrador, en gran parte debido a que por el paso del huracán Wilma se destruyeron algunas partes. Y nadie acudió a repararlas, por lo que terminó de tener ese aspecto de miedo.

Las leyendas urbanas sobre el sitio eran comunes, ya que se decía que era un lugar donde las brujas se metían durante las noches para hacer sus macabros hechizos. Haciendo sacrificios y otra clase de actos reprobables.

Incluso algunos curiosos se atrevían a entrar a la casa. Aseguran que en más de una ocasión en su interior llegaron a encontrar diferentes objetos utilizados en ritos de magia negra, como son muñecos de trapo.

Esto causó que más y más personas decidieran ingresar a la casa, incluso de noche. La curiosidad de conocer si había algo maligno era mucha, por lo que no era raro encontrar grupos de jóvenes yendo a ese lugar.

Muchos aseguraban que ocurrían cosas raras, ya que algunos aseguraron que llegaron a hablarles al oído en un idioma extraño, tal vez extranjero. O escuchaban pasos que estaban en el piso arriba de donde ellos venía.

Esto causó que este sitio, ubicado en el Boulevard Kukulkán y con cruzamiento calle Cenzontle comenzó a ser un punto de encuentro para los amantes de lo paranormal. Por supuesto, muchos pedían que no vayan, al ser un sitio que podría dejarte maldito.

Desafortunadamente para unos y afortunadamente para otros, esta casona actualmente no existe. Fue derrumbada y es un espacio esperando que se convierta en algún otro tipo de proyecto.

Previous Post

Las brujas de Naica, el terror nocturno de Chihuahua

Next Post

La leyenda del kakasbal, el demonio maya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *