La leyenda de la casa de Aramberri

La conocida como Casa de Aramberri fue el escenario de un crimen hace 87 años. Un hecho que impactó a toda la ciudad de Monterrey, tanto así que hasta el día de hoy se sigue comentado sobre lo sucedido.

Tal vez hubiera sido todo olvidado sino fuera porque el lugar se convirtió en uno de los de mayor actividad paranormal en la zona. En donde hasta el día de hoy la gente evita pasar frente a este sitio.

¿Qué sucedió en casa de Aramberri?

Casa de Aramberri

Para esto hay que remontarnos a 5 de abril de 1933, en la zona del centro de Monterrey. Las protagonistas serán Doña Antonia Lozano y su hija Florinda, de 54 y 19 años respectivamente, quienes fueron víctima de violencia.

Su hogar se encontraba ubicado en la calle Aramberri #1026, de donde ha tomado el nombre famoso esta casa. Ellas vivían junto con su marido y padre, Don Delfino Montemayor, quien en ese momento no se encontraba en casa.

Como muchas personas del lugar trabajaba en la fundidora de Monterrey, quien al volver del trabajo ese día se encontró con una triste situación:  a su familia le habían arrebatado la vida de la forma más brutal.

Cometieron toda clase de abusos contra ellas, la policía fue notificada y fue portada del periódico durante mucho tiempo. Ya que no parecía haber ningún tipo de evidencia sobre la causa de lo sucedido.

El lugar no tenía las cerraduras rotas, no se habían robado nada y no parecía haber un motivo exacto. Pero todo fue resuelto gracias a un loro, que aprendió a decir “¡No me mates, Gabriel!”

Gracias a ello, la policía dio con Gabriel Villarreal, sobrino de la familia. Al ser enfrentado terminó por confesar el crimen, quien tuvo otros dos cómplices para realizar el acto.

Los fantasmas de la casa.

Son muchas las historias que giran alrededor de este lugar, el cual se ha convertido en un sitio con alta actividad paranormal. A la fecha, las personas prefieren no acercarse demasiado a este lugar.

Se dice que se oyen voces, se ven personas y en general  un lugar que parece no descansar en paz. Lleno de vibras negativas, lo que causa todo tipo de apariciones en el sitio, algo que ha llamado poderosamente la atención.

Durante años, toda clase de investigadores han acudido al lugar para grabar de noche, sacar fotografías e intentar obtener pruebas. La red esta llena de investigaciones realizadas a este lugar.

Hoy en día se ha sellado el lugar para evitar que más curiosos sigan entrando a ella. Y a pesar de tener casi un siglo, es muy recordado este hecho gracias a la violencia de lo ocurrido y la actividad del más allá generada a su alrededor.

Previous Post

La leyenda del coyote y las hijas del tecolote

Next Post

El barco fantasma de Cozumel que asusta a los pescadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *