La leyenda de la laguna verde de Coapilla

Existen muchas historias de madrastras maltratando a los hijos de sus parejas. En donde al no ser su hijo natural, pareciera que existe cierta fricción. Que en muchos casos lleva a maltratar al pequeño del hogar.

Es cierto que esto no pasa siempre, pero lo que sucedió en el laguna verde de Coapilla pareciera ser otro ejemplo de esta mala relación. En donde una pequeña parece haber sufrido mucho por culpa de una mala mujer. ¿Qué pasó en Coapilla laguna verde?

laguna verde de Coapilla
Foto de la laguna verde Coapilla

¿Qué pasó con la laguna verde de Coapilla?

En esta región vivieron una pequeña familia conformada por el papá, la mamá y la hija. Pero un día la mamá falleció, siendo un golpe duro para todos. Aún así, un tiempo después el señor desposó a otra mujer.

Y es cuando comenzaron los problemas, la mujer no quería para nada a la pequeña. La maltrataba y de hecho hasta la golpeaba. Todo se complicó un día que el señor debía salir por un tiempo, por lo que la madrastra y la niña se quedaron solas.

La madrastra no tardó en ponerla a hacer trabajos pesados todo el día. Una de estas laboras consistía ir a buscar agua a la laguna cercana y traerla en un cántaro. Pero era demasiado pesado para ella el camino, por lo que en más de una ocasión rompió dicho cántaro.

Luego de fallar varias veces, la paciencia de la madrastra casi terminaba. En un último intento, le dio una canasta a la niña para traer el agua. Era más ligero, pero contenía múltiples agujeros que impedían que el agua se quedara dentro.

Trató de diversas formas intentar evitar que el agua se vaya, pero a pesar de poner todo su ingenio en ello, no había forma que la canasta retuviera el vital líquido. Sigamos con el mito de la laguna verde.

Aparece un hombre misterioso.

Estando la niña en la orilla luchando por llevar agua, se le apareció un misterioso individuo. Este le pregunto sobre porque lloraba, le contaron el problema de retener el agua. Le dijo que lo llene y verá que no se cae esta vez.

Ella obedeció y notó que efectivamente el agua no se caía. Lo llevó a su casa y aún así le regañaron, en esta ocasión por llegar tarde. Para ella fue el colmo, por fin pudo cumplir la tarea y también fue castigada.

Al día siguiente lloraba en la orilla del lago, se le apareció el mismo hombre y le volvió a preguntar que pasa. Le contaron todo lo sucedido, por lo que en esta ocasión le dio otra solución: que se vaya a vivir con él, la trataría como reina.

Ella aceptó. Pasados unos días regresó el marido y preguntó por su hija. La madrastra se limitó a contestar que la niña se había ahogado en el lago cercano. El hombre, lleno de tristeza, fue a la orilla del lago a llorar su pérdida.

En ese momento, el hombre misterioso apareció y le preguntó que suceda. Cuando le contaron, el hombre le confesó que su hija seguía viva, que en realidad se encontraba viviendo con él en el fondo del lago.

Habló con su hija, pero no quiso regresar ella. A cambio y como consolación, le dio un cofre. Le dijo que estaría lleno de riqueza, pero que no debía abrirlo hasta dentro de 3 días o algo malo pasaría.

Lo llevó al hogar, esperando los 3 días con paciencia. Pero su mujer lo vio y no quiso esperar más, abriendo el cofre. Gran error, porque luego de eso el lugar se lleno de avispas, acabando con la malvada mujer

Desde ese tiempo, la laguna verde de Coapilla se dice esta encantada. Hasta el día de hoy, muchas personas afirman ver salir flotando objetos extraños del fondo. Cosas que no tienen ninguna explicación, seguirá siendo un misterio de la laguna de Coapilla.