La leyenda del sacerdote del panteón Jardines del recuerdo en México

El panteón jardines del recuerdo es un lugar que mezcla belleza y tristeza. Saber que es un cementerio siempre puede causarnos sentimientos tristes, pero al mismo tiempo, la belleza del lugar es digna de ver.

Este panteón se encuentra ubicado en la colonia San Rafael, en la ciudad de México. Hace muchos años, la parroquia del sitio era presidida por el padre Anselmo Martínez, quien un día tuvo que dejar este mundo.

Era muy querido por todas las personas de la zona, ya que se encargaba de visitar a los enfermos, incluso los que habían sido olvidados por todos. También ayudaba a los más necesitados, por lo que todo mundo parecía amarlo.

El día de su fallecimiento fue una noticia terrible para toda la gente de la zona. El velatorio se llevó cerca del panteón.

Acudieron tantas personas ese día, que los trabajadores del sitio así como la gente cercana, llegó a pensar que se trataba de algún artista o político conocido. Una muestra del gran cariño que le tenía la gente, gracias a sus acciones.

panteón Jardines del recuerdo

Nace la leyenda del panteón jardines del recuerdo.

Pasado un tiempo, comenzaron a suceder cosas raras en el panteón. En específico, muy cerca de donde se encontraba la tumba del sacerdote.

Se dice que comenzó a verse alrededor suyo que el pasto se encontraba como desgastado. También se comenzaron a ver algunos círculos, por lo que la gente comenzó a pensar que podría tratarse de alguien realizando ritos.

El testigo más famoso del asunto se llama Vicente Cortés. Era un jardinero del lugar, cuyos testimonios ayudaron a formar gran parte de actual leyenda.

Narra que alrededor de las 2 de la mañana, jura y perjura que junto a su tumba del fallecido sacerdote había una figura como de una persona arrodillada. Le daba la sensación de estar confesándose, y sabiendo que ahí estaba enterrado un padre…

Vicente no contó a nadie más esa noche, porque corría el peligro de ser considerado un loco. Pero la escena volvió a repetirse otra noche, por lo que no le quedó más remedio que contar a la comunidad lo que había visto.

Contó que la sombra no parecía ser la misma, ¿acaso varios espíritus diferentes visitaban la tumba? De hecho, ¿acaso eran espíritus eso, que era lo que estaba sucediendo en ese lugar santo?

Nunca se supo y la leyenda del panteón Jardines del recuerdo persiste. Algunos dicen que en realidad son las almas de las personas que cayeron en pecado, que al ver cerca a un hombre tan bueno, acuden con él a confesar sus pecados.